Como Preparar el Presupuesto de Energía Eléctrica

Por Arte de Magia La CFE ya es Productiva y Lucrativa
18/09/2016
HABEMUS REFORMATIO ENERGEIA 3 años después
09/12/2016
Mostrar todo

Como Preparar el Presupuesto de Energía Eléctrica

light-1603766_640

Ya estamos en el último trimestre del 2016 y las empresas ya comenzaron a preparar los presupuestos para el 2017. Dentro de ese presupuesto hay que incluir el rubro de energía. Sin embargo, en la mayoría de los casos, estos presupuestos se realizan de manera equivocada, ya que se limitan a agregar un porcentaje al azar al total del costo de energía de este año, esperando que sea suficiente para cubrir las necesidades fundamentales, las in-eficiencias, incremento de precios, incrementos de producción, etc. O bien, por el otro lado, deciden arbitrariamente que el gasto en energía de este año deberá de tener un “ahorro” de un X porcentaje y se lo aplican a lo que gastaron este año.

Craso error en ambos escenarios.

En cualquiera de ambos casos, “Nunca se cumple el presupuesto”, y cualquier cosa que suceda, ya sea hacia arriba o hacia abajo, no hay otra más que pagar el recibo, llegue como llegue.

Un presupuesto de energía es fundamental, ya que, en la mayoría de las empresas, el costo energético representa uno de los primeros 10 gastos más altos del presupuesto. Sin un presupuesto energético real, las decisiones en materia energética están a la deriva, por lo que normalmente se termina improvisando como reducir los costos energéticos ante las diferentes situaciones que se presentan durante el año.

En materia energética se presentan muchas situaciones o circunstancias que cambian de manera cotidiana su uso o abuso, además de tener características completamente diferentes a otros rubros.

6926793611_c9d298c202_o

Por ello es fundamental entender lo siguiente:

La energía NO es un gasto, es un insumo.

Para ello es importante determinar cuanta energía se utilizó para producir x cantidad de piezas durante el año. Con este dato podemos saber la cantidad de energía que se requiere para producir algún producto o para proporcionar algún servicio. Cada uno de ellos requiere una cantidad específica de energía. Es decir si se produce una pieza con 10 kWh ¿cuanta energía se requerirá para hacer lo presupuestado en el año.

Una empresa sin presupuesto, es como un barco a la deriva. No tener un presupuesto implica improvisar ante las diferentes situaciones a las que las empresas tendrán que enfrentarse este año.

¿Cuáles serán esas situaciones o circunstancias?. La respuesta tiene muchas variables y que algunas de ellas no van a ser agradables. Sin embargo, siendo previsor, aunque las circunstancias nos lleven a una situación difícil, siempre tendremos muchas más posibilidades de salir bien parados con una “hoja de ruta”, que sin ella.

Hay empresarios que me dicen que para qué necesitan un presupuesto si después nunca se cumple. No se cumple simplemente porque son indisciplinados, que es el primer factor para llevar una empresa a su fracaso.

Es probable que en el transcurso del año tengamos que hacer alguna modificación debido a circunstancias no previstas. En esa situación, simplemente se reajusta el presupuesto y continuamos, porque lo verdaderamente importante es tener un objetivo e intentar aproximarse el máximo posible a él.

ahorro-energetico

Dicho esto, a continuación comparto las 10 ventajas de tener un presupuesto:

  1. La dirección de la empresa tendrá una previsión, con vistas al futuro, de las operaciones que tendrán lugar a lo largo del año y los resultados que se esperan conseguir; permitiéndole tomar las decisiones más acertadas en cada momento.
  2. Regula y coordina cada una de las áreas de la empresa, en este caso el uso de la energía, convirtiéndose en un instrumento de trabajo para el día a día y la consecución de los objetivos marcados.
  3. Permite adoptar medidas y tomar acción con suficiente anticipación.
  4. El control financiero juega un papel clave para contrastar la información de lo que suceda con lo presupuestado.
  5. Mide la eficiencia de los directivos.
  6. Implica a todo el personal de la empresa, teniendo unos objetivos claramente definidos, que deben conseguir entre todos.
  7. Facilita el control administrativo.
  8. Es un reto personal para directivos y responsables, que provocará que se active su creatividad y criterio profesional.
  9. Es una imposición para los ejecutivos, no solo a nivel operativo, sino también a nivel financiero.
  10. Obliga a mantener un archivo histórico, que facilitará la toma de decisiones en el futuro.